Con su política de sostenibilidad integral, la multinacional en los últimos 20 años, que ha instalado en el país más de 110 millones de metros cuadrados en tejas libres de cualquier tipo de asbesto, además de sus productos y sistemas amigables, ha obtenido un gran número de menciones en “Sistemas de Gestión ambiental Efectivos”.

Con esta campaña, “Somos sostenibles”, ETEX Colombia lanza un sello conmemorativo que identificará el compromiso con las buenas prácticas sociales, medioambientales y económicas en el sector de la construcción.

La multinacional, con presencia en 42 países del mundo, 120 centros de producción y ventas cercanas a los 3.000 millones de Euros, cuenta en Manizales con una de las plantas más grandes, amigables y tecnificadas del continente.



Bogotá D.C., 20 de mayo de 2019. Como muestra de su permanente compromiso y responsabilidad con la salud pública y el medio ambiente, ETEX en Colombia, acaba de lanzar su Acuerdo “Somos sostenibles” como pionero hace cerca de 2 décadas en la fabricación amigable y segura de sus productos para la construcción. El acuerdo, que alinea las prácticas empresariales en los objetivos y metas de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas, usará 4 focos integrales de desarrollo: i) Relaciones y Grupos de interés; ii) Medio Ambiente y Consumo responsable; iii) Construcción Sostenible y iv) Generación de Valor Social.




Dándole alcance a su llamado por la sostenibilidad, ETEX en Colombia ha venido fomentando varias iniciativas medioambientales y sociales en diferentes zonas del país; Desde la donación de soluciones de vivienda emergente para diferentes coyunturas sociales y medioambientales, pasando por iniciativas para implementar procesos y tecnologías que permiten la reutilización de recursos como el agua y las materias primas para la fabricación de sus productos; la implementación con rigurosidad en todos los procesos para reducir el consumo energético de sus plantas y las emisiones de CO2; el involucramiento al proceso de elaboración de los productos, elementos de reciclaje y reutilización de materias primas; hasta la implementación de políticas y estrategias de acción climática que contribuyan positivamente al planeta y los habitantes en las grandes ciudades; además de muchas otras acciones.

Por sus reconocidas políticas de gestión, y como pioneros y expertos en la fabricación de sus productos amigables y seguros, El Grupo ETEX desde sus inicios ha establecido protocolos rigurosos de salud ocupacional en términos de prevención de riesgos para sus colaboradores y clientes, además de fomentar diferentes mecanismos de seguridad, responsabilidad social y bienestar. La multinacional además, cuenta con la certificación BASC (Business Aliance For Secure Commerce) otorgada por la World Basc Organization, en los sistemas de gestión de control y seguridad para el comercio internacional, así como las certificaciones ISO9001, ISO14001 resaltando su “Sistema de Gestión ambiental Efectivo” y OSHAS 18001 que tiene por objeto “lograr que una organización garantice la salud y seguridad ocupacional de sus empleados y la protección del medio ambiente”.

Con cerca de 300.000 millones de pesos de ventas anuales en el país, y una ejecución para 2019 de 77 millones de USD, el Grupo ETEX reporta un crecimiento del mercado de la construcción en seco por encima del 12% en los últimos años, llegando a más del 80% del territorio nacional con soluciones y materiales de construcción para todo tipo de viviendas y edificaciones, tanto en el campo como en las grandes ciudades.



Para Nicolas Restrepo, Gerente General de ETEX Colombia, “Con el mayor orgullo hemos visto cómo nuestros procesos de fabricación se han convertido en referentes de buenas prácticas de construcción para la industria responsable. Hoy, celebramos que el país esté dando pasos comprometidos hacia una construcción sostenible, amigable, y alejada de los riesgos para el medio ambiente y la salud de los colombianos. Con nuestro sello de buenas prácticas y nuestra experiencia en el mundo, nos sumamos a ese llamado de todos los colombianos por cuidar nuestros recursos naturales, optimizar los procesos de fabricación, y lo más importante, preservar la salud y la vida de las personas”.